Ruta de la Ribera del Duero: Peñaranda de Duero, Aranda de Duero y Roa – TurismoBurgos
TurismoBurgos

Ruta de la Ribera del Duero: Peñaranda de Duero, Aranda de Duero y Roa

Comarca situada en el extremo meridional de la provincia de Burgos y bañada por las aguas del Duero, que fecunda la vega repleta de viñedos, cuyo cultivo se remonta a la época romana.

Afluente del Duero es el Rio Arandilla que pasa junto a la ciudad romana de Clunia, una de las más importantes de la mitad norte de España, capital de un convento jurídico de la provincia Hispania Citerior play’em live Tarraconensis, conocida posteriormente como Clunia Sulpicia, tras autoproclamarse emperador en ella Sulpicio Galba.

Palacio de los Condes de Miranda (Avellaneda) - Peñaranda de Duero Puente de Aranda de Duero Viñedos burgaleses

 

PEÑARANDA DE DUERO

El castillo, desde lo alto del cerro, vigila el devenir de la villa desde el Siglo X. Desde él se aprecia una magnífica vista, no solo de la villa y su esplendida Iglesia de Santa Ana, sino también de la vega del Arandilla.

En el palacio renacentista de los Condes de Miranda o de Avellaneda podemos admirar su elegante patio y habitaciones decoradas con espléndidos artesonados.

En la Plaza Mayor destaca un rollo jurisdiccional de gran esbeltez y elegancia.

En Peñaranda encontramos la farmacia más antigua de España en funcionamiento y también un Museo Internacional de Uniformes Policiales.

 

ARANDA DE DUERO

Capital de la Comarca de la Ribera del Duero es conocida por sus excelentes vinos y rica gastronomía.

El patrimonio artístico es de gran relevancia, destacando las Iglesias de Santa María la Real y de San Juan, los 7 km de bodegas subterráneas construidas entre los siglos XII al XVIII, el Palacio de los Berdugo y el Santuario de San Pedro Regalado.

 

ROA

Desde el Paseo Mirador El Espolón se aprecia una de las mejores vistas de la vega del Río Duero.

El hospital de San Juan Bautista del Siglo XVI sirve hoy día de sede al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera de Duero.

Su Iglesia Colegial de Santa María y la de San Esteban merecen especial mención, así como los restos de su muralla y su puerta de San Juan, que es la única, de las seis que tuvo originalmente, que se mantiene en pie en la actualidad.

Aquí falleció el Cardenal Cisneros cuando acudía a entrevistarse con Carlos I en el Siglo XVI y dos siglos más tarde, tras haber estado apresado dos años, muere ahorcado el que fuera uno de los guerrilleros más importantes de la Guerra de la Independencia.